martes, 10 de noviembre de 2009

Como una victoria



Así se vivió la igualdad de ayer ante Huracán. Porque en el último minuto de juego, cuando ya el equipo parecía resignado a su cuarta derrota consecutiva de visitante, Diego Galván aprovecha un  pase de Claudio Mosca y con toda tranquilidad marca un empate increíble, castigando a un Huracán ultra-especulativo e ingenuo que nunca pudo demostrar su superioridad futbolística. A diferencia de hace 2 semanas, cuando el quedo en los últimos minutos acabó perjudicando al Arse, esta vez la fortuna estuvo de nuestra parte y gracias a que se persistió en la idea de bombardear con centros a la floja defensa del Globo, nos fuimos con un punto valioso desde el Ducó.


De más está decir que el partido fue pobre en emociones, como ya es costumbre. Un Huracán tibio para atacar, sin demasiadas ideas para vulnerar la última línea de Arsenal. Mientras que nuestro equipo trató de hacerse fuerte en mediocampo, tratando de aguantar y esperar el momento adecuado para intentar aproximarse al arco de Monzón. En el primer tiempo, el jugador más peligroso fue Luciano Nieto, complicando bastante a Tula y Matellán con sus incursiones en el área chica. En sus pies estuvo la apertura del marcador a los 4 minutos, pero Campestrini conjuró el riesgo atajando de manera muy segura. Afortunadamente, cuando la cosa se ponía negra para el Arse, esa suerte tan esquiva durante el campeonato hizo su aparición en gloria y majestad.


11 minutos, gran jugada otra vez de Nieto, combinación con Orlando y este con mucha picardía busca el contacto con Cristián Tula. El patagónico lo toca apenas y Lousteau decide pitar lanzamiento penal. De manera sorpresiva, Paolo Goltz remata suave, sin convicción, donde se había lanzado Cristián Campestrini. Nuestro arquero demuestra su enorme capacidad de reacción y con mucha seguridad envía la pelota al tiro de esquina. Arsenal zafaba de una nueva tarde amarga solamente por el talento del gran Campes. 


Desde ese momento Huracán detuvo su ritmo aplastante y el partido comenzó a jugarse en mitad de cancha, la pelota iba desde un sector a otro sin que nadie lograra hilvanar ocasiones de peligro en los arcos. Arsenal tuvo una chance con Diego Galván que se fue muy lejos a los 15 minutos, y recién a los 30 volvería a visitar el arco de Monzón en la mejor jugada del partido: centro largo de Cristián Álvarez, recepción y cabezazo de Alexander Medina y pase para Jonathan López, quien supera a Cura en la corrida y define cerca del primer palo, estuvo cerca de abrirse el marcador mas siendo sinceros, el Arse no merecía tanta ventaja por el pobre espectáculo que estaba brindando. Los 45 iniciales acabarían yendose sin pena ni gloria, destacando solo la solidez de Pérez Castro y Marcone para interceptar los intentos ofensivos del Globo.




Sin embargo, Arsenal entró distraído luego del entretiempo, y a pesar de que Sergio Sena tuvo una gran oportunidad para abrir la cuenta, fue Huracán el que entró mentalizado para quedarse con los 3 puntos. Tras un lateral de Pablo Jerez, la pelota es recibida por Muriel Orlando que la aguanta ante la presencia de Aníbal Matellán, y se la pasa a Nicolás Trecco, recién ingresado, para que pruebe desde fuera del área. Sorprendiendo a todos, incluso a Campestrini, saca un remate violento de zurda que se va al ángulo más lejano del arquero. 0x1, la apuesta de Cappa comenzaba a rendir frutos y todo asomaba oscuro para el Arse, si ya con el empate estaba sin respuestas, esta desventaja parecía haberlo liquidado. Para colmo, Huracán tuvo 4 chances claras de aumentar el marcador y cerrar el encuentro, pero la impericia de sus delanteros y la fortuna que ya se ponía del lado del Viaducto le dieron una esperanza a Arsenal para no irse con las manos vacías.


Burruchaga entendió que debía arriesgar para al menos soñar con una igualdad, por eso sacrifica a Pérez Castro y hace entrar a Claudio Mosca, quien tiene más vocación ofensiva. También le da la confianza a Matías Sierra (salió Jonathan López) para que se junte con Galván y Medina en el ataque, tratando de tener más el balón. Además, Álvarez y Yacuzzi se atrevieron a salir de sus posiciones defensivas y pasaron a ser los principales motores del equipo, enviando centros constantes que complicaban a la retaguardia de Huracán. Arsenal intentaba con todas sus carencias atacar, con vehemencia pero a la vez sin perder su tranquilidad. Marcone, Sena y Galván probaron de todas partes tratando de vulnerar la resistencia local.


El balón parado volvía a funcionar en un esquema de Arsenal, cuando el pelado Álvarez ejecuta un tiro preciso para la cabeza de Matellán, que apenas se va desviado por el palo izquierdo de Monzón. El equipo ya comenzaba a avisar de que no bajaría los brazos hasta el instante final, adelantando sus líneas y por momentos dejando solamente a Campestrini como último hombre. Así y todo, al contrario de lo que decía Cappa sobre que Huracán debía haber hecho 5 goles, el Globo no tuvo la misma energía de los primeros minutos de cada tiempo y dejó que el Arse se viniera, tímidamente al principio, luego ya sin poder detener el envión anímico del celeste y rojo.


Ya con Matos en cancha, sacrificando a Marcone y convirtiendo el mediocampo en una zona de tránsito, Arsenal se jugó en los 10 minutos finales al todo o nada. Y en el tiempo de adición, a punta de centros, rebotes, tiros a la nada, absolutamente desesperados, con 9 hombres de Arsenal en el área local, llegaría ese empate tan soñado en una jugada larguísima: Medina remata pero su tiro rebota en Gonzalo García, la pelota queda boyando, rápidamente Matellán le gana en velocidad a Monzón, recupera el balón y mete de vuelta un centro al área, Goltz la despeja como puede hacia atrás, donde Matías Sierra esperaba el envío, el pase del pibe rebota en Cura quien de forma displicente rechaza hacia la posición de Yacuzzi. El nicoleño intentó ? un remate al arco, afortunadamente Diego Galván se encontró en la trayectoria de la pelota. La Pantera simplemente le pegó como venía, pasando bajo las piernas de Gastón Monzón y ante la pasividad de la defensa de Huracán, absolutamente sorprendida por la posición del ex-Estudiantes.


Hace mucho tiempo que Arsenal no hacía goles sobre la hora para salvar partidos, por eso se festeja como un triunfo por las circunstancias en que se dió, esa fortuna que se encontraba lejana para nuestro equipo ahora nos permite salir de una adversa racha de visitante y si bien no se ha mejorado en los aspectos del juego, este golpe anímico puede ayudarnos a reencontrar el camino. La próxima fecha, recibiremos en Sarandí a un maltratado Boca Juniors. Para nosotros es una ocasión dorada de dar ese salto definitivo en calidad que el Arse merece en su juego y actitud, que ha mejorado por mil respecto del inicio de este Apertura. Por esta semana, repensar lo que se hizo mal, seguir trabajando y aprovechar el toque de felicidad que trae empatar de última. 




LEE ADEMÁS:
ARSE DE MI CORAZÓN: UN PUNTO QUE SIRVE





PARQUE PATRICIOS - LUNES 9 DE NOVIEMBRE
FECHA 13 - APERTURA 2009


Huracán 1
Nicolás Trecco
X
Arsenal de Sarandí 1
Diego Galván

1 reacciones: until now.

M.E. + 13 de diciembre de 2009, 00:08 (#) :

Japonès enfermo ve a spamear a otro lado

Buscar en Esto es Arsenal