domingo, 2 de noviembre de 2008

RESPIRA HONDO


El momento tan esperado llegó. Arsenal por fin pudo sumar de visitante, dejando atrás la mala racha de 6 meses sin llevarse los 3 puntos fuera de Sarandí. Hace bastante  tiempo que no se daba un partido tan pobre en emociones, pero en que la suerte estuvo a favor del Viaducto; ante un rival que tiene terror a los colores celeste y rojo. Generalmente cuando se jugaba mal se perdía merecidamente, afortunadamente esta tarde se ligó ya que en el único ataque claro con peligro que tuvimos apareció Leguizamón para marcar las diferencias. Este triunfo calma un poco las aguas de la tormenta que ya se cernía dentro de este plantel, y le da aire para el futuro, que ojalá no sea tan oscuro como pintaba antes del partido.
 
Nuevamente insistir con que Arsenal no mereció el triunfo, pero como dice el trillado axioma de "los goles que no hacés, te lo hacen", sacó ventaja de la inoperancia del Lobo platense para expresar en anotaciones su superioridad fútbolistica. Y el gol fue gracias a una improvisación de Garnero ya que no tenía volante por izquierda cuando Yacuzzi debió ser reemplazado.
La primera parte fue una continuación de lo mostrado por Arsenal a lo largo del torneo en condición de forastero. Fue con la mentalidad de conservar el 0 y no perder, por lo que la cautela era el principal ingrediente de su propuesta. Pellerano y Casteglione se hicieron fuertes en el medio, el retornado Matellán y Gandolfi de marcadores centrales cumplieron correctamente su tarea de defender con firmeza. Si hicieran eso todos los partidos la realidad en el Apertura sería distinta.

Los únicos intentos ofensivos del Arse en los 45 iniciales fueron un remate de Gómez, un cabezazo de Casti y los remates desviados de Pelle...Gimnasia apostó a Niell, Villar y Piatti, que constantemente llegaban al área pero no conseguían complicar en demasía a Campestrini. El árbitro Brazenas cobraba todo para el Lobo, pero se olvidó de las tarjetas. Solamente amonestó al Pizza Brau por acumulación de faltas. Así se fue rápidamente la floja y olvidable etapa inicial.


Lo que vino en el segundo tiempo fue el desgaste de ambos equipos, lo único importante que sucedió hasta el gol de Leguizamón fueron las sustituciones por lesiones y variantes tácticas dispuestas por Garnero y Madelón. Arsenal retrocedió sus líneas al máximo posible, apostando únicamente a lo que pudiera hacer Papu Gómez cuando superaba la marca de Rinaudo, o alguna pelota suelta que recuperara Leguizamón cuando bajaba hasta mitad de cancha. Juan Cuevas  fue el jugador más incisivo del Lobo, complicó con su velocidad y talento a la defensa, pero no encontró compañeros que estuvieran en su sintonía; de a poco Casteglione y Pellerano lo ahogaron, así el Arse solamente sufría por los centros desesperados buscando a los delanteros platenses.  Campestrini tapó un gol de Piatti cantado y de ahí Gimnasia se rindió, no siguió con la misma intensidad atacando.
 
Y cuando menos se esperaba, Garnero debió hacer un cambio de emergencia. Javier Yacuzzi debió retirarse por una molestia, ingresando Nahuel Sachetto. Obligado por las circunstancias, Sebastián Carrera se recostó por la banda izquierda, dejando al pibe recién ingresado en el otro sector. Esta variante (impensada para el DT )en su primera jugada produjo el gol del Arse: la pelota llega tras una serie de toques en la defensa a Sachetto; este rápidamente la cede en el medio para Pellerano, que a su vez se saca el problema de encima entregándosela con un centro a Carrera. El Tato llega hasta el fondo, alcanzando a meter otro centro al medio para que Leguizamón se anticipe a Bangardino; Legui solamente debe empujar el balón a la red, gritarlo con la Banda del Arse y esta vez dejando atrás el pasado. 1-0, resultado inmerecido pero que le hacía falta al Viaducto, ganar un partido sin justificarlo en la cancha.
 
Los 20 minutos restantes fueron solamente las ganas de Diego Alonso para Gimnasia, más alguna colaboración de Niell o Rinaudo. Arsenal mantuvo la propuesta de limitarse a defender el resultado, con Gandolfi, Pellerano y Casteglione sacando todo, además de la solidez de Campestrini  a la hora de evitar la igualdad tripera. (A Campe se le escapó una de manera increíble, pero no empaña su buena tarea). Llegó el final del cotejo, con un Arsenal feliz por la tarea cumplida, sin brillos ni sufrimientos pero teniendo claro que es solo el primer paso para levantar el irregular desempeño.
Se viene para el próximo domingo la oportunidad de lavar las heridas de esta temporada. Recibimos a Boca Juniors, nuestro verdugo en la Recopa y que produjo en la cancha de Racing la caída anímica y futbolística del Arse. Espero que haya llegado el momento de la levantada y podamos darnos el gusto de alejarlos del campeonato.

Formación titular: Campestrini, Gandolfi, Brau, Matellán, Díaz, Carrera, Casteglione, Pellerano, Yacuzzi, Gómez, Leguizamón.

================================
Lee además:
VAMO' EL ARSE: EL TRIUNFO Y NADA MÁS

1 reacciones: until now.

Juan Cruz Parra + 3 de noviembre de 2008, 05:36 (#) :

Primero que nada, felicitaciones...Leguizamon le tapo la boca a los hinchas del lobo. Y en segundo lugar, creo que el idolo es Andrizzi. Como remontamos el partido, y que gol de chilena nos hicieron.
Bueno pibe, un abrazo

Buscar en Esto es Arsenal