domingo, 16 de noviembre de 2008

MIRA TELESCÓPICA


...tuvo ayer Legui para clavar un preciso remate en el ángulo de Nereo Fernández y darnos los 3 puntos en la siempre díficil Tacita de Plata.


Ayer el Arse hizo uno de los mejores partidos del año jugando de visitante. Proponiendo siempre, con mucha autoridad y con un nivel superlativo de varios jugadores. A diferencia de lo visto en fechas anteriores en Tucumán, San Lorenzo y Estudiantes, esta vez Arsenal no se refugió atrás y salió de entrada a copar las bandas, además de cerrar el circuito de ataque jujeño con Pellerano y Casteglione. Del golazo de Leguizamón, decir que es inexplicable que el entrerriano en varios partidos importantes haya ingresado en la segunda etapa o haya sido marginado...La victoria de hoy demuestra que el equipo podría haber jugado de otra manera en encuentros pasados, por eso espero que el nivel exhibido se mantenga en el futuro (aunque como pasa siempre, ahora va a empezar la racha de visitante, y se acaba la de local).


La primera mitad el dominio territorial y la posesión del balón fue del Arse, pero Gimnasia tuvo las mejores chances para anotar en los escasos descuidos defensivos que el Viaducto sufrió en el partido. Aquella superioridad no era reflejada en las situaciones, lo más peligroso a favor de Arsenal en esta parte fueron los tiros de esquina de Yacuzzi y de Carrera, además de alguna que otra corrida del Papu o de Legui. El Lobo hizo trabajar a Campestrini, con disparos de Arraya e intentos de Ramírez que aprovechaban las malas salidas de nuestro equipo. De a poco avanzando en el tiempo el trámite se desarrolló en el área central y los mediocampistas comenzaron a tener protagonismo, debido a ello el partido se empantanó por la carencia de ideas para romper las murallas defensivas, volviéndose aburrido por momentos. Además, la cancha estaba pesada por la lluvia y costaba hacer pie a los jugadores talentosos de ambos equipos. Los 45 iniciales se fueron rápido, con una sola cosa destacable: la actitud del Arse era diferente y hacía presagiar algo distinto para la segunda etapa.




Gimnasia y Arsenal salieron a atacar en la segunda mitad, chocando y haciendo el partido muy friccionado. Si bien el Lobo volvía a tener las llegadas más claras, con Busse y Ricky Gómez generando jugadas de peligro, el Arse se veía más preciso, más claro de mente y muy seguro parado en la cancha. Pellerano fue un patrón en el círculo central, una especie de aduana que era impasable para los atacantes jujeños. Con el correr de los minutos, la recuperación de pelota en el mediocampo se convirtió en la principal arma del Viaducto, y los ataques de Yacuzzi, Legui y Carrera se volvieron más incisivos.


Una falta sobre el Papu Gómez a unos 25 metros del arco de Fernández era la oportunidad precisa para Leguizamón de aprovechar todo su talento en los tiros libres. Como ya en tantas ocasiones, volvió a demostrarlo. Un soberbio remate, parecido al que hizo frente a Tigre o contra Motagua en Sarandí, se clavó en el ángulo, inatajable para el arquero de Gimnasia. Era el 1-0 para Arsenal, ventaja decisiva porque permitió cerrar el encuentro y manejar a gusto los minutos restantes. Unos momentos después Leguizamón saldría reemplazado por Sava, un cambio que no le gustó a Lucho y a mí tampoco porque era la figura del cotejo.


Y los 28 minutos finales fueron todos del Arse, que de contra tuvo las jugadas más peligrosas: de cabeza el Tato Carrera casi marca el segundo tras un tiro libre de Yacuzzi, y Pellerano casi acabando el partido agarró una pelota en el medio y sin mucha resistencia del Lobo corrió hasta llegar a estar cara a cara con Fernández; sin embargo su tiro fue muy débil. Gimnasia sólo apostaba a los centros desesperados, pero estos fueron despejados muy bien por los defensores del Viaducto. Así se fue extinguiendo el tiempo en la fría noche de San Salvador. En los instantes finales, la amonestación a Campestrini por demorar en la salida y los ingresos para enfriar el partido: entró Carabajal por el irregular Papu Gómez; y Sena sustituyendo al agotado Carrera. Arsenal acabó justificando la diferencia ante un tibio rival, que no lo complicó demasiado.

Y como dije al principio, que diferente sería la historia si el Arse hubiera jugado a este nivel de visitante durante el torneo; seguramente lucharíamos por el campeonato. Destacar también que Leguizamón podría estar viviendo sus últimos partidos: como llegó a comienzos de año y el contrato es hasta Diciembre, no se sabe si continuará el próximo campeonato (Clausura 2009) en Arsenal.

-

LEE ADEMÁS:
VAMO' EL ARSE: Buen triunfo en Jujuy

1 reacciones: until now.

Joaquin Oscar Carrizo + 16 de noviembre de 2008, 21:27 (#) :

Maestro por fin un triunfo como Dios manda de visitante, casi sin dejar dudas...
Espero que sea la ansiada recuperación para dejar de pensar en cambiar tecnico y jugadores, y que el Arse de una buena vez se encause hacia objetivos menos modestos (llegar a los 25 puntos benditos por torneo) y de una buena vez apuntar mas alto en el torneo clausura...
Un abrazo y excelente tu blog....

Buscar en Esto es Arsenal